Cómo se están desmantelando los recursos contra la violencia de género

En la misma semana me han llegados dos denuncias sobre la desaparición de los servicios de ayuda y protección a las víctimas de la violencia de género.

El primero ocurre en Madrid y ésta es la información:

Soy Educadora de un Piso Tutelado y una Casa de Acogida para mujeres que han sido Víctimas de Violencia de Género.
En menos de dos semanas estaré en la calle, todo debido al pliego establecido por la Comunidad de Madrid y la Dirección General de la Mujer de Madrid en el que se solicitan condiciones que no cumplimos, incluyendo a profesionales que llevan 8 años trabajando (como es el caso de algunas compañeras). Mi reivindicación y la de mis compañeras es la misma que Ramón Ferrer expone en el vídeo que te adjunto “Cuidarnos de la DGM”. En este vídeo se explica perfectamente las condiciones en las que trabajamos las y los profesionales; encontrándonos en multitud de ocasiones con límites que dificultan enormemente el desarrollo de una completa intervención con la consecuencia de impedir la recuperación integral de la mujer.
Unido a esto, están las dificultades en las que nos encontramos para formarnos, las condiciones laborales que poseemos las trabajadoras, las modificaciones constantes en nuestros salarios y la ausencia, como es nuestro caso, de pagos de nóminas.
Nuestro centro, dependía del Ayuntamiento del Municipio en el que se encuentra, ahora pasa a disposición de la Comunidad de Madrid; y aún así, a día de hoy encontramos, nuestros derechos pisados y la intervención cojeando, ya que en menos de dos semanas debemos marcharnos dejando nuestro esfuerzo y nuestro trabajo a medias.

Mi lucha y de la de mis compañeras de recurso es exigir soluciones y respuestas a preguntas como ¿Por qué se elimina el pago de Transporte a las Mujeres, el cual es primordial para la búsqueda de empleo, cuando es un objetivo fundamental en su recuperación?¿Por qué presumen de favorecer la conciliación cuando las mujeres no pueden aceptar un empleo debido a no tener apoyo en el cuidado de sus hijos?, ¿Por qué las profesionales encuentran límites a la hora de llevar a cabo una intervención eficiente?

Te adjunto además una noticia que ha sido la guinda de este pastel:

Asuntos Sociales nombró directora de un centro de acogida cerrado 8 meses antes

Estamos intentando reunir apoyo y fuerzas para llevar a cabo un movimiento reivindicativo que visibilice la intervención precaria que a veces nos vemos obligadas a realizar debido a la falta de apoyo que muestran los organismos públicos unido al olvido de nuestros derechos y los de las mujeres por los que nos dejamos las manos, la piel, el corazón y el alma.
No sabemos bien como comenzar, pero estamos en ello, paso a paso se logran las cosas y nos sentimos en la obligación absoluta de luchar y deseamos contar con la máxima fuerza y apoyo posible.

La intervención social con familias víctimas de violencia de género es exponerse también a las consecuencias violencia misma. Las profesionales del sector se forman y preparan para acompañar a las familias supervivientes. Aún así, en este vídeo, el interés se concentra en señalar cómo la administración pública en manos del conservador Partido Popular también ejerce violencia en las profesionales.

Vídeo difundido en las jornadas Cuidarnos para cuidar.
Documento entregado a la subdirectora Elena G. en la Jornada formativa Cuidarnos para cuidar. Madrid, Jueves 30 de enero de 2014.

Algo similar está ocurriendo con el centro de Ciudad Real.

Las trabajadoras lo han denunciado en la prensa local:

La desaparición del Centro de la Mujer dejaría a más de 2.600 personas sin atención

La posible desaparición del Centro de la Mujer de Ciudad Real haría que se quedaran sin este recurso las más de 2.600 personas que fueron atendidas allí el año pasado y en el que resolvieron casi 9.000 consultas o peticiones de ayuda. De momento, el centro está ‘pendiendo de un hilo’ después de que una sentencia anulase el acuerdo de cesión del centro desde la Diputación al Ayuntamiento y devolviera gestión a la institución provincial, si bien el presidente de la misma, Nemesio de Lara, ya ha manifestado que no tiene intención de continuar haciéndose cargo de este servicio.
Es por ello que las trabajadoras del Centro de la Mujer se encuentran actualmente en «una situación de incertidumbre», a la espera de los pasos que den las administraciones implicadas en el futuro de un centro en el que se atendieron el año pasado a 2.648 mujeres, según los datos de la memoria de actividad del centro al que ha tenido acceso La Tribuna y que revelan que se prestó ayuda a un 28,9 por ciento más de mujeres y abordado un 36% más de consultas de asesoramiento que en 2012.
Una de las áreas más importantes es la que atañe a la violencia de género, que en muchas ocasiones supone activar otras actuaciones, como la búsqueda de empleo, la información sobre ayudas sociales o el asesoramiento jurídico en divorcios u otros procesos legales, así como en el área de atención psicológica.
En concreto, en el área de violencia de género, el centro de la capital atendió a 354 mujeres que plantearon casi un millar de consultas relacionadas con esta problemática, a la que se presta una especial atención. Del mismo modo, desde este centro se hace un seguimiento de los procedimientos judiciales derivados por los juzgados de Ciudad Real, que el año pasado afectó a 119 mujeres.
También, desde el Centro de la Mujer se encargaron de tramitar la derivación a recursos de acogida de 11 mujeres y de sus 19 hijos y gestionaron el programa Atenpro, un teléfono que sirve como localizador y que las mujeres pueden usar en el caso de verse en una situación de riesgo.

En Ciudad Real han coordinado una campaña de firmas para evitar el cierre del centro en www.change.org

2 comments for “Cómo se están desmantelando los recursos contra la violencia de género

  1. febrero 17, 2014 at 11:17 am

    Es tan triste como real, tan sangrante como peligroso… Y afecta tanto a la acción directa, urgente y a corto plazo como, obviamente, a todos los protocolos preventivos y, más aún, a las investigaciones que podrían (en un medio plazo) ayudar a la recuperación de las víctimas y la prevención de la violencia. Un ejemplo: hace dos años se encontraron datos preliminares que vinculaban los niveles de oxitocina con la capacidad de resiliencia de las víctimas. Hace dos años que se necesitan apenas 20.000 euros para finalizar el estudio clínico. Hace dos años…

  2. febrero 18, 2014 at 12:40 am

    Todo mi apoyo, como compañera trabajadora en Euskadi en intervención con mujeres victimas de violencia, desde aquí tambien asistimos a recortes que afectan directamente a las mujeres y a sus familias, no tan visibles como cierres de centros pero sí en materia de ayudas, por ejemplo. Un abrazo

Comments are closed.