El aborto como pretexto, un debate envenenado

Excelente artículo de Concha Caballero  publicado en El País el 18 de mayo que comparto como blog invitado. El mejor resumen, en la última línea del artículo: “A fin de cuentas, el aborto no es el texto, sino el pretexto de una sublevación contra el tiempo y la libertad de las mujeres”.

OPINIÓN Si no estás de acuerdo con el aborto, la solución es simple: no lo hagas Concha Caballero 18 MAY 2013 – 21:01 CET5 EL PAIS. 

Somos de una ingenuidad conmovedora. Nada más anunciar el ministro Gallardón su reforma restrictiva de la ley de aborto hemos salido a la palestra para discutir, con los datos en la mano y el derecho comparado, las ventajas de la actual ley. Hemos rescatado el viejo argumentario sobre el aborto que yacía en nuestro escritorio cubierto por el polvo de 30 años de historia, incluso nos hemos esforzado en discutir la personalidad legal o no del feto.

Nos debemos negar a debatir sobre el aborto en términos de creencias. Si no estás de acuerdo con él la solución es bien simple: no lo hagas. Se trata de uno de los debates más envenenados y retorcidos de los que puedan aflorar a la opinión pública. Hace 30 años resolvimos que debería existir esa solución para las mujeres que decidieran interrumpir su embarazo. Mucho más recientemente aprobamos que esa decisión fuera absolutamente personal e intransferible y que el Estado sólo debiera garantizar unos plazos máximos para su ejercicio. Punto y final.

Todo lo demás no es discutir sobre el aborto —insisto en que para aquellos que se oponen es tan fácil como no practicarlo— sino poner en cuestión otros temas bien diferentes como la capacidad de decisión de las mujeres, el control sobre sus vidas e incluso nuestro papel en la familia y la sociedad.

Cuando ese mirlo blanco del arribismo político propone la modificación del aborto, su preocupación no es disminuir las intervenciones sino cambiar nuestras ideas acerca de la maternidad. Él mismo ha confesado el carácter ideológico de esta reforma que no gira en torno a la viabilidad o no de un feto sino a la culpabilización de las mujeres que ponen obstáculos a la maternidad. No en vano consideró mujeres inacabadas a las que no habían tenido un bebé entre sus brazos.

La desfachatez de esta prohibición en un supuesto de los más dolorosos y complicados no tiene límites

El diletante ministro de Justicia, propone incluso prohibir el aborto en los casos de graves malformaciones. La desfachatez de esta prohibición en un supuesto de los más dolorosos y complicados no tiene límites. Se permite incluso el ministro comparar este tipo de intervenciones con las prácticas nazis de aniquilación de los discapacitados. La retórica no es vana y el argumento es milenario: las mujeres que deciden vivir su propia vida, escapar del dolor y del sacrificio, son malvadas brujas a cuyos desmanes hay que poner coto.

La democracia había conseguido en nuestro país sacar la maternidad del entramado del poder, convertirla en una decisión íntima, respetable y respetada pero la llegada del PP al Gobierno nos recordó nuestro verdadero papel en la sociedad. “Las mujeres, mujeres, son madres”, nos dijo, y apareció claro nuestro destino único, universal, milenario sin escapatoria alguna.

La nueva ley de aborto que el PP quiere aprobar no es una simple reforma legal, es una revancha, un desquite histórico, una vuelta a poner las cosas en su sitio. Las mujeres no son libres para decidir sobre su embarazo, el poder que la naturaleza confiere a las mujeres en la transmisión de la vida tiene que ser mediado, arrebatado a través de la religión, de la ideología o de la autorización externa. Se restablece así un principio de autoridad que las leyes habían soslayado. Por encima de la mujer estará el médico, el juez o el psicólogo que darán o no el visto bueno a su decisión.

La jerarquía católica española, de carácter ultraconservador, se cree con derecho a escribir sus creencias en el Boletín Oficial del Estado. Rouco Varela aprieta el acelerador y amenaza con situarse en la oposición a Rajoy si éste no aprueba rápidamente este proyecto de ley.

Mientras tanto alguien sufraga miles de vallas publicitarias en las ciudades sobre maternidades felices y culpabilidades abortistas. Gallardón es el santo patrón de su cofradía. Son los mismos que se oponen a los anticonceptivos, al matrimonio entre personas del mismo sexo y a las leyes de igualdad que implican una “peligrosa ideología de género”. A fin de cuentas, el aborto no es el texto, sino el pretexto de una sublevación contra el tiempo y la libertad de las mujeres.

5 comments for “El aborto como pretexto, un debate envenenado

  1. AleX
    mayo 22, 2013 at 12:42 pm

    Estimada Nuria, Gracias por compartir este artículo que no conocía y con el que coincido. Me parece importante que, a mi vez, compartir este otro enlace a una revista virtual:

    http://www.aebioetica.org/cuadernos-de-bioetica/archivo-on-line/2012/n-78-mayo-agosto.html

    Especialmente importante me parece la lectura crítica del último artículo, publicado en la revista Nº 78, titulado:

    “¿Cómo cambia el cerebro un aborto inducido?”
    de Natalia López Moratalla

    A la vista del referido artículo, que me “pone los nervios de punta”; Sinceramente, me gustaría que llegara el día en este país en el que los/las investigadores/as de estos temas le dieran la importancia que merece al importante tema del “Strés Post-traumático” de las víctimas (Sobrevivientes, obviamente) de la Violencia de Género.

    Me parece imprescindible, la relectura del manual de la Psiquiatra e Investigadora Judith Herman, “Trauma y Recuperación. Cómo superar las consecuencias de la Violencia”, de ESpasa (dirigido a Profesionales, y personas interesadas en esta materia), en el que se aborda de MODO RIGUROSO Y CIENTÍFICO este espinoso y descuidado tema, del estrés post-traumático en este tipo de víctimas. Me parece increíble a la vez que muy cuestionable el hecho de que, al parecer, tenga más importancia el supuesto “stréss post-traumático” que le pueda originar a una mujer el hecho de un aborto provocado.

    Me pregunto si alguien ha investigado sobre los posibles y previsibles efectos post-traumáticos de mujeres que hayan decido no abortar y, por consiguiente, dar a luz a un hijo/a en medio de una relación de pareja violentra y traumática.

    Saludos & Besos Feministas.

  2. AleX
    mayo 22, 2013 at 1:22 pm

    Hola de nuevo, me pregunto si esta mujer “investigadora” pertenece a la nueva “Sección Católica Femenina”… Ahí va otra de sus “perlas”:

    “Inicio de la vida de cada ser humano, ¿qué hace humano el cuerpo del hombre?”
    Natalia López Moratalla, Esteban Santiago, Gonzalo Herranz Rodríguez

    Publicado esta vez en el núm. 75 de esta revista virtual: “Cuadernos de Bioética”:

    http://www.aebioetica.org/cuadernos-de-bioetica/archivo-on-line/2011/n-75-mayo-agosto.html

    Estos son los peligros del “estudio de la Biología” en una cultura y ambiente patriarcales; los llamados “Pactos Sociales” (cuyo precursor fue el Gran Patriarca Rousseau) son los únicos incuestionables. Al final, todo es una cuestión de “Naturaleza”, sesgada desde el punto de vista patriarcal lógicamente, y el ser humano parece que es humano desde la mismísima concepción, todo ello dicho desde la perspectiva de la Bioquímica y la Biología Celular que pretende no defender “ninguna ideología”.

    Tristemente, según parece a la Iglesia Católica y organizaciones afines, parece que les preocupa infinitamente mucho más “ese ser humano” cuando es aún un embrión, aunque sea de 24 horas, que ese mismo ser humano una vez nacido o nacida.

  3. AleX
    mayo 22, 2013 at 1:27 pm

    Disculpen mi “arrebato literario” de hoy, ahí va el último comentario por hoy; cito textualmente:

    “La composición del anticonceptivo de emergencia —píldora postcoital— de elevada dosis hormonal, plantea la urgencia de un conocimiento profundo acerca del posible efecto que el descontrol del ciclo menstrual, en un momento de consolidación de la maduración cerebral, puede llevar consigo en la estructuración y desarrollo de los circuitos cerebrales. Cambios en la disponibilidad de los esteroides sexuales durante la pubertad y adolescencia subyacen a desordenes psiquiátricos cuya prevalencia es típicamente femenina como depresión, desordenes de ansiedad. Constituye un deber ético primordial dar a conocer los datos científicos acerca de la influencia de los estrógenos en la maduración del cerebro femenino joven, tanto para una información plena a las posibles usuarias, como para inducir las medidas de salud pública adecuadas”…

    ¿Adivinan de dónde lo he sacado??

    “Estrógenos y desarrollo del cerebro femenino en la adolescencia: anticoncepción de emergencia
    Natalia López Moratalla, Tania Errasti Alcalá y Esteban Santiago”

    Del mismo núm. 75 anterior… ¡Apuesto que esta gente ni siquiera ha leído el Segundo Sexo de Simone de Beauvoir!

    Besos

  4. AleX
    mayo 22, 2013 at 2:02 pm

    Soy “libre” y, en consecuencia, me puedo “desobedecer” civilmente a mí misma… navegando, navegando, miren a dónde he llegado (me lo imaginaba):

    Comparecencia ante la Subcomisión del Congreso de los Diputados para la modificación de la Ley del aborto de Natalia López Moratalla

    Publicado en el núm. más sexy de esta revista:

    http://www.aebioetica.org/cuadernos-de-bioetica/archivo-on-line/2009/n-69-mayo-agosto.html

    Salud a todas

  5. AleX
    mayo 22, 2013 at 2:22 pm

    Y, hablando de Desobediencia Civil…

    Relativismo ético y concepto moderno de tolerancia
    Jean Laffitte

    http://www.aebioetica.org/cuadernos-de-bioetica/archivo-on-line/2008/n-67-septiembre-diciembre.html

    ¡Qué fuerte!…Y, a mí que me parece que los “tolerantes” son quienes aún hoy toleran la violencia contra las mujeres, en todas sus formas, la violencia de género y la prostitución, por ejemplo.

    (Para vomitar)

    Ahora sí, es el “último”:

    Salud & Feminismo

Comments are closed.