El feto como marca

Una de las campañas de publicidad mejor diseñadas de la historia: el feto como marca. Una brillante reflexión de Beatriz Gimeno que forma parte del Artículo “Políticas del aborto” publicado en Trasversales, número 13, invierno 2008-2009 y recuperado en el especial #NOLeyGllrdn 

Políticas de aborto

        Beatriz Gimeno

…Hemos dejado que los antiabortistas impongan una “imagen” a través de una de las campañas de publicidad mejor diseñadas de la historia: el feto como marca. Verdaderamente los antiabortistas han conseguido imponer esa imagen del feto que todos conocemos casi como un icono de la cultura popular, como un símbolo, un fetiche de la modernidad. Esa supuesta foto del feto que todas hemos visto en películas, revistas, incluso anuncios publicitarios… es falso, es una composición trucada de diversas técnicas fotográficas en la que se hace uso de medios simbólicos y psicológicos.
Recordemos que ese feto aparece siempre aislado, flotando en el aire, como en una película de ciencia ficción, como en la película 2001. Cuando aparece en un documental se le rodea de música suave, colores suaves, está ingrávido… parece estar solo. En todas esas imágenes, lo que ha desaparecido es la mujer. El feto está en realidad en el útero de una mujer, pero ésta ha desaparecido de la imagen y, consecuentemente, del discurso. Así el feto ha suplantado a la mujer, cuando, en realidad, la cuestión del aborto tiene que ver con los derechos de las mujeres a las que se ha borrado de la imagen. Al presentar al feto aislado del contexto e invisibilizar a la mujer se ha creado una relación de antagonismo entre esa mujer y su embrión. La madre es una mujer que quiere asesinar a su bebé.
Esa imagen que se presenta, casi como un cachorro a punto de nacer, en el que reconocemos manos, dedos… es artificial. Los antiabortistas usan las técnicas de la neonatología y de las imágenes por ultrasonidos, las terapias intrauterinas… para construir la ficción de una persona cuando lo cierto es que el feto no tiene experiencias propias, es parte del útero de una mujer. Pero la capacidad de visualizar el feto en el útero cada vez más pronto ha sido utilizada para demostrar una independencia inventada y, de paso, para darle la vuelta a la cuestión, y así son las mujeres las que ahora aparecen como subordinadas a los imperativos tecnológicos. Los antiabortistas han conseguido, mediante técnicas de ultrasonidos y mediante ecografías retocadas (en las que en realidad no se ve nada) pero recreadas con música con sonidos del corazón (donde el corazón de la mujer, por cierto, no se escucha, cuando es el de ella el que suena), la creación de un personaje popular con vida propia: el feto. Así la retórica antiabortista ha pasado de ser una cruzada místico-religiosa a ser una cruzada médico-tecnológica en la que son ahora los médicos, las clínicas, los científicos, los que opinan. Devaluada la cruzada religiosa, han conseguido convertir la suya en una cruzada médica y científica, sin oposición social.
Como dice Bárbara Katz “el feto en el útero se ha convertido en una metáfora para ‘hombre’ en el espacio, flotando libre, atado sólo por el cordón umbilical que parece el cordón que une a los astronautas con la nave. La mujer embarazada es sólo un espacio vacío”. La imagen del feto se ha convertido en un símbolo, en un fetiche de la modernidad.

8 comments for “El feto como marca

  1. junio 22, 2014 at 12:48 pm

    Que el feto no tiene experiencias propias ? Q estupidez claro que no es un ser dependiente de la madre quien por el momento es ella quien elige las experiencias del bebe. Por supuesto que hay mucho contexto muy diverso en todo este tema pero cual es el fin la aprobación de todos para abortar sin remordimientos? Finalmente el tema esta avanzado en casos clínicos tanto de lamadre como del bebe en casos de violaciones son particularidades. Se de cados en el q de manera irresponsablese embarazan y después es muy fácil decir q fueron violadas y la ley les aprueba el aborto y listo bien por las q después aprenden la lección quien no con o sin aprobación si quiere hacerlo lo hará se de chicas q se practican abortos ya como hacerse un corte de cabello. Y aqui cabe la insensibilidad de quien escribe este artículo que el feto al final simplemente parte del útero un órgano tipo apéndice que si me causa problemas simplemente lo extirpo. Atte. Alguien q ve acepta opinar viendo desde un ángulo del.poliedro

  2. Ana
    junio 23, 2014 at 10:36 am

    Logicamente el feto está aislado porque es un ser humano, distinto del ser humano que es su madre…¿de qué otra manera tiene que estar?, ¿como un apéndice? ¡un riñón? ¿un brazo? ¿perteneciente a una mujer que tiene derechos para elimanrlos cuando le dé la gana?. No, está como el ser humano que se va gestando gracias a los nutrientes que le da la madre a través del útero y no como parte del útero, si fuera como comenta la escritora, nacería con útero y todo. En determinado momento, pedirá nacer porque no puede estar dentro del cuerpo de otra persona, al contrario de los órganos de la mujer que se quedan para siempre desde que la mujer también nació. Y eso, no es ficción, es pura realidad.
    Gracias por permitirme expresar mi punto de opinión, tan válida como cualquier otra.

  3. Marcos
    junio 23, 2014 at 11:36 pm

    Para que tenga “experiencias” se requiere 1) cerebro y sistema nervioso, que no está desarrollado hasta la semana veintipico, 2) memoria y capacidad de rememorarlas, y nadie da cuentas de rememorar lo sucedido dentro del útero, a duras penas lo sucedido en los primeros años de vida, y quienes afirman tener estas experiencias no pueden distinguirlas de algo imaginario. En todo caso, aún si tuviera “experiencias” no es lo mismo que lo que un adulto llama cabalmente experiencias a lo largo de su vida, y lo que se compara es la capacidad de tener experiencias de ese feto contra la capacidad de la madre por ser adulta… y de la que no hablas precisamente porque, como dice el texto, la quitas de la ecuación al plantear el problema.

    Por otra parte, te informo (por si no lo sabías) que hay un principio jurídico moderno denominado “presunción de inocencia”, por el que es necesario PROBAR un delito para condenar a alguien, y además, probar DOLO para condenar su malicia. Si esto no te gusta, es TU problema, así debe ser para TODAS las personas por IGUAL, y no aplicarse a conveniencia, por ejemplo, el día que te acusen de algo que consideres injusto, pero no aplicarlo cuando TE CONVIENE suponer que, por REGLA GENERAL, las mujeres son negligentes o maliciosas en su accionar, demandando que sean ellas las que deban PROBAR SU INOCENCIA por adelantado.

    Las mujeres abortan PORQUE PUEDEN, sin pedirte tu opinión (que está claro que es ignorante y negligente), y le niegas el DERECHO a que lo hagan en condiciones de sanidad -en particular a las que no tienen dinero- “para que aprendan” (sic). Pues asume la responsabilidad de MATAR a las que mueren por OSAR no pedirte tu opinión teórica sobre vidas que te son ajenas.

  4. Marcos
    junio 23, 2014 at 11:47 pm

    Ana, lo que señala el artículo es que todo eso que descibres y que existe, es ELIMINADO del cuadro cada vez que se muestra una imagen de un feto cual si fuera una “foto” que representa a la realidad, porque -SE SABE- que de este modo quien mira la imagen piensa en, y aprecia a lo que ve: el feto, y no piensa ni aprecia a lo que no ve: el útero, el cuerpo de la mujer, y a la mujer embarazada.

    Para discutir racionalmente, es necesario ver el cuadro completo. En una foto real (una imagen por ultrasonido, por ejemplo) no hay nada que distinga a primera vista, para el ojo no especializado, qué mancha es el feto y cuál es el riñón de la madre. Por lo tanto lo normal para quien mira es NO poder entender lo que ve, creer que el feto es el riñon, o viceversa, o que no hay ningún feto siquiera, y quizá, esto le permitiría pensar al feto como un apéndice del cuerpo de la mujer. Claro que esto resulta inconveniente para TU “lógica”, esa por la que, para tí, “lógicamente” el feto está aislado. Tu lógica obedece a un CRITERIO de separación de los cuerpos, y tu criterio es alimentado por la imagen irreal del feto como entidad aislada del cuerpo de la madre… porque no te la muestran.

  5. Inma
    junio 24, 2014 at 9:48 pm

    Habla de la exclusión que hacen de la madre como si fuera un mero contenedor. Si hay mujeres que son unas insensatas no es culpa de las demás y no se puede meter a todas en un mismo saco, porque entonces pasan estas cosas. Yo quiero ser libre de decidir si quiero pasar por un embarazo, si quiero ser madre. No es tan fácil como decir: uy, voy a abortar, ahora vengo… La persona que es consciente de lo que va a pasar es la mujer y es la que tiene que decidir.

  6. Ana
    junio 26, 2014 at 4:32 pm

    Completamente de acuerdo con tu comentario. Yo también quiero ser libre de decidir mi maternidad, pero como toda decisión, ésta implica responsabilidad, y mas aún en este caso en que esta de por medio una vida humana. Si no quiero tener hijos, pues no los tengo y sigo una anticoncepción resposable también. Lo que no estoy de acuerdo, es quedarse embarazado y luego decir que mi cuerpo es mío y hago lo que me dá la gana con él, por eso asesino a una persona indefensa. Si es lo contrario, porqué no nos quitamos un brazo o la cabeza?, es más facil desprenderse de algo que no es parte nuestra, porque ni nos duele. Se aborta y ya. A seguir la vida como si nada. Qué diferencia no?.

  7. Ana
    junio 26, 2014 at 5:00 pm

    Marcos, entiendo perfectamente lo quiere decir la persona que dá su opinión en “El feto como marca”, por lo mismo, me permito aclararte lo que entiendí a través de ests tres frases:

    1.- “Así el feto ha suplantado a la mujer, cuando, en realidad, la cuestión del aborto tiene que ver con los derechos de las mujeres a las que se ha borrado de la imagen”. Dice la autora, que se ha suplantado al feto en vez de la mujer, reconociendo ella misma – su subconsciente le traiciona- , que un ser humano ha suplantado a otro, por tanto el aborto tiene que ver tanto con los derechos del niño como de la mujer. Es lo que entiendo de esta frase.

    Por otro lado, “Esa imagen que se presenta, casi como un cachorro a punto de nacer, en el que reconocemos manos, dedos… es artificial.” ¿Artificial?. .¿que es casi como un cachorro?. Es lo mas absurdo, insólito y falto de argumento que he leído en toda mi vida… Pequeño sí, pero ser humano al fin, por que dicha persona tiene cerebro, corazón, nervios, órganos, sentidos, sensaciones, …independientes y que están creciendo. Se ha comprobado que cuando el médico mete las curetas para destrozarle en el aborto, el se repliega ante el dolor y el peligro dentro del vientre de su madre, esdecir, reconoce la agresión y eso lo puede hacer, solamente un ser humano.

    Y por último, “(donde el corazón de la mujer, por cierto, no se escucha, cuando es el de ella el que suena)”. Es que no me cabe en la cabeza que una mujer diga eso, ¿acaso no ha sido madre? debo suponer que no, porque cualquiera que ha tenido un niño en su vientre, conoce que los ultrasonidos se puede observar y ESCUCHAR los latidos del corazoncito del niño, latidos pequeños, casi inaudibles, pero enérgicos y ra´pidos, PLENOS DE VIDA Y DE DESEOS DE VIVIR.

    Así es que de entender, he entendido perfectamente y te estoy sustentando con argumentos las imprecisiones que se han escrito.

    En cuanto a tu siguiente comentario, bastante grosero e impertinente por cierto, en cuanto he dado mi opinión de manera respetuosa y apelando a mi derecho a opinar mi desacuerdo con un artículo que se ha publicado para que sea leído por todo el mundo, lo único que te diré es que no necesitas darme ningúna cátedra de derecho, porque yo sé de acuerdo a mis valores familiares y religiosos, que quitar la vida a otra persona, simplemente se llama asesinato. No conozco de ninguna ley que una persona tenga derecho de asesinar a otra, apelando a un supuesto derecho a hacer con su cuerpo lo que quiera, cuando lo que está en juego es la vida de otra persona y que no pertenece al cuerpo de supuesta beneficiaria de derechos.

    Por último, de poder se puede cometer delitos, el kit de la cuestión y de las leyes por supuesto, es saber si hacerlos o no, por que el hacerlos implica una sanción y el no hacerlos, no solamente no meterte en problemas, sino lo que es mas importante y el valor mas preciado del ser humano, el tener la conciencia limpia y tranquila, que te permita ser feliz en tu vida.

    Espero que haya quedado aclarada mi posición y no por ello me llames ignorante. Un saludo

  8. ALEX
    julio 3, 2014 at 3:54 pm

    Para_cuándo_debatir_sobre_el_”quid_de_la_cuestiÓn”…¿Para_cuándo_una_sexualidad_responsable_para_todxs?(para_los_hombres_también)…Ciertamente,el_núm._de:_abortos_se_reduciría_a_la:_mínima_expresión_si_se_promoviese_y_llevase_a_efecto_una_educación_sexual_igualitaria;_basada_en_la_corresponsabilidad_de_hombres_y_mujeres_en_el_ejercicio_de_la_sexualidad.

Comments are closed.