Feminismo y políticas de igualdad: una caza de brujas mediática

La lente violeta ha publicado esta semana un interesante artículo titulado “Feminiso y políticas de igualdad una caza de brujas mediática” que comparto como blog invitado. 

Al releer ahora, después de unos años, los artículos que La lente violeta incluye a modo de ejemplo sobre el desaparecido ministerio de igualdad, sobre la ministra y sobre el trabajo que allí se hizo, aún entiendo menos de lo que lo entendí en su momento, porqué no hubo una respuesta contundente (política, mediática e incluso activista, desde el propio feminismo) frente a las estupideces que todos los días se publicaban en los medios. Las califico de estupideces porque en su mayoría eran eso, opiniones radicales expuestas desde el odio ideológico sin ningún tipo de conocimiento o rigor que las avalasen. Mucho menos entiendo ahora, porqué no se respondió a la sarta de insultos y descalificaciones que impunemente se publicaron.

Como anécdota, recuerdo dos momentos que como periodista me dejaron más impresionada. No porque fuesen especialmente hirientes, sino por la falta de rigor profesional. El primero, fue un despacho de agencia Europa Press el día de la huelga general de 2010. El titular era: Igualdad, entre los ministerios que más seguimiento han hecho de la huelga con un 10,6%  Resulta que en el cuerpo de la noticia se podía leer que era el cuarto de mayor seguimiento. A eso se le llama tener el titular adjudicado. Europa Press, sí o sí, había decidido que el titular de la huelga se lo llevaba Igualdad. Desde un punto de vista profesional, no hay por dónde cogerlo: ni era el primero, ni el último, ni estaba entre los tres primeros ni entre los tres últimos… Todo lo que tenía que ver con el Ministerio de Igualdad se trataba con idéntica falta de rigor.

La segunda “anécdota” fue cuando una columnista muy bien informada dedicó toda su página a explicar cómo habían abucheado a Bibiana Aído en un partido de fútbol que se había celebrado el día anterior en el Santiago Bernabeu. La cuestión fue que la Ministra ni siquiera estaba en Madrid esa tarde, estaba en Cádiz y además en un acto público. Al día siguiente, tocaba rectificar, claro, y la peridista lo hizo con todo el rigor que pudo: asegurando que era cierto, Aído no estaba en el campo pero seguro que si hubiese estado la habrían abucheado… Ahí queda eso. Que la realidad no te estropee una buena columna…

Feminismo y políticas de igualdad: una caza de brujas mediática

 Por lalentevioleta

“La igualdad fue un ideal alegremente defendido y reivindicado

por los filósofos modernos

que desatendieron explícitamente a las mujeres,

a los esclavos, a los pobres y a todos los parias de este mundo”.[1]

El miedo al feminismo y a la palabra igualdad sigue generando importantes obstáculos para las mujeres y para la implementación de políticas que promuevan una sociedad donde la equidad y la igualdad de género se sitúen en los primeros puestos de la agenda política global.

Como si se tratara de una caza de brujas al más puro estilo medieval o siguiendo la estela del senador McCarthy, el patriarcado persigue todo resquicio de igualdad entre hombres y mujeres, aunque de un modo mucho más velado que entonces. Evidentemente, ahora no se quema a una feminista por reclamar sus derechos (por lo menos en Europa y de momento –esperemos que en eso no vayamos también hacia atrás–), pero se la ataca y deslegitima desde los medios de comunicación. Esa fobia la vemos plasmada a diario desde hace algunos años en la prensa con titulares y contenidos centrados en la desinformación y la demagogia.

El miedo al feminismo parte del desconocimiento de las causas de la opresión de las mujeres. Según la psicóloga y teóloga Pilar Yuste “además de sospecha lo que hay sobre todo es miedo. El feminismo tiene una gran carga crítica, deconstructora y movilizadora, no es un mero añadir mujeres a los espacios sociales o políticos sino que se plantea cuestiones mucho más de fondo y estructurales. El miedo al feminismo se refleja por ejemplo en que la Iglesia sigue considerando tabú, temas como el sacerdocio de las mujeres y las políticas reproductivas, cerrando toda posibilidad de diálogo”.[2]

Pero ese miedo infundado no tiene sentido más allá de los prejuicios y del anacrónico aferrarse a unos privilegios sexistas que lo único que fomentan es la discriminación y la dominación, ya que tener visión de género nos ayuda a explicar mejor la realidad en un mundo donde continúa habiendo desigualdades abismales entre mujeres y hombres.

Las feministas siguen siendo personajes incómodos. Es por ello que el feminismo y las feministas no tienen buena imagen, entre otras causas, por la tergiversación e invisibilidad acerca de lo que las feministas han logrado a lo largo de la historia y las complejas reivindicaciones y cuestionamientos que continúan haciendo hoy en día.

Y ese rechazo irracional que compara al feminismo con el machismo, como si ambas cosas fueran dos caras de una misma moneda, provoca un ataque mediático continuo a las políticas de igualdad y a los colectivos de mujeres que luchan por una ampliación y consolidación de sus derechos. Pero no nos engañemos. Muchos hombres y mujeres se han sumado (y lo siguen haciendo) a la causa feminista porque nunca defender la justicia, la libertad y la igualdad genera miedo. Al contrario, sólo haciéndolo y pensando de forma inclusiva y a largo plazo, podremos conseguir una sociedad más equitativa y justa.

***

Son muchos los ataques mediáticos que sigue recibiendo el feminismo. Solamente hace falta echarle un ojo a algunos de los artículos que se han escrito en los últimos tiempos sobre las acciones de Femen… Ahora ellas son el objetivo de la caverna, de la misoginia y el conservadurismo más rancio. Hace algunos años el objeto de sus desvelos y sus iras fue la ex-ministra Bibiana Aído y nuestro difunto Ministerio de Igualdad (requiescat in pace). Aquí tenéis algunos artículos que dejan constancia de ello:

“La Barbie ministra: Bibiana Aído”. Diario Crítico. 08-04-2010

Ataque personal a la figura de Bibiana Aído en calidad de ministra de Igualdad por la puesta en marcha de un plan, en colaboración con UGT, para el fomento de una educación en igualdad que incluyera la difusión de cuentos no sexistas así como juegos en los que no hubiera separación entre niñas y niños.

“La nueva Blancanieves”. ABC. 14-04-2010

También en relación a los cuentos no sexistas.

“Aído, grandes éxitos”. ABC. 21-03-2010

ABC critica diferentes intervenciones de Bibiana Aído. Lo hace descontextualizando sus palabras y banalizando la labor de las agentes de igualdad.

“El «ejército» de Aído”. ABC. 10-05-2010

También sobre la figura de las y los agentes de igualdad.

“Falsa igualdad”. ABC. 28-04-2010

Artículo en favor de la supresión del ministerio de Igualdad.

“Chichiplastia”. La Razón. 26-03-2010

A raíz del financiamiento de la investigación “Mapa de Inervación y Excitación Sexual en Clítoris y Labios Menores; aplicación en Genitoplastia”. Recordemos que este tema se banalizó y ridiculizó hasta la saciedad siendo un estudio avalado por la Universidad Complutense de Madrid y varias prestigiosas instituciones estadounidenses. Si además explicamos su funcionalidad, la tendenciosidad de los artículos vertidos sobre el tema resulta pasmosa, ya que “la genitoplastia es un conjunto de técnicas quirúrgicas encaminadas a modificar el aparato genital. Pueden ser necesarias para resolver alteraciones debidas a malformaciones congénitas en niños u otro tipo de alteraciones patológicas o por razones de estética”.[3] Cuando leas los artículos, verás que la cosa cambia: ya no se trata de un mapa para saber como excitar a una mujer, sino de un estudio científico de aplicación en el campo de la medicina.

Los ríos de tinta sobre el tema siguieron corriendo. Aquí tienes algunos más:

El plan de austeridad y el mapa del clítoris”. Libertad Digital. 18-02-2010

“Aído gasta 850.000 euros en estudios de sexualidad y feministas”. Intereconomía. 17-02-2010

“Emancipación masculina”. El País. 11-01-2010

Sobre la emancipación de la mujer y su acceso al mercado laboral, la igualdad…

“Una nación ingobernable”. La Razón. 11-05-2010

También sobre la emancipación de la mujer y su acceso al mercado laboral, la igualdad… Un despropósito de comparaciones.

“Revanchismo de género”. El País. 19-11-2009

Este artículo de Enrique Lynch es un claro ejemplo del miedo al feminismo y la igualdad y está plagado de prejuicios misóginos.

Las reacciones a la Tribuna de Lynch no se hicieron esperar y fueron muchas las quejas recibidas por la Defensora del Lector del periódico:

“¿Quién teme al feminismo?” El País. 22-11-2009

“Maltratozero”. El País. 20-11-2009

“Shakira también llora”. El País. 21-11-2009

No hacen falta más pruebas. El feminismo sigue dando miedo en pleno siglo XXI y sigue siendo perseguido porque del mismo modo que las desigualdades sociales sustentan los privilegios económicos de unos pocos, la desigualdad de género sostiene los privilegios patriarcales de unos muchos y la subordinación de otras tantas.

Pero no nos callaron y no nos callarán. Me pregunto quién o quiénes serán las siguientes que les harán temblar el piso donde se asienta su status quo…

***

[1] Frase de Amelia Valcárcel, Catedrática de Filosofía Moral y Política.

[2] Entrevista de Pepa Torres a Pilar Yuste en http://www.todosuno.org/teohablamosconpilaryuste.htm

[3] Palabras de la Dra. Nieves Martín Alguacil (Profesora Titular de Universidad de Anatomía y Embriología de la Universidad Complutense de Madrid), directora del estudio.