Hombres igualitarios por la vía rápida

Rubén Castro (a quien podéis seguir en conigualdad.org acaba de enviarme su último trabajo: “Guía express del hombre igualitario” (podéis descargarla en este enlace).

Se trata de un documento de 20 páginas que Rubén define como una pequeña oda a otras masculinidades que desde los valores de igualdad, libertad y solidaridad nos ayudarán a vivir mejor”.

El libro comienza bien, muy bien, con una frase que casi es una declaración de principios “Creer en la igualdad y actuar en consecuencia va mucho más allá de compartir las tareas domésticas”. Siempre me ha impresionado ver cómo en conferencias sobre feminismo de mujeres relevantes, de esas cabezas a las que se admira completamente,  bien desde el punto de vista de la política, de la filosofía o de la teoría feminista, muchas veces, cuando entre el público había algún varón y tomaba la palabra, se acababa hablando de tareas domésticas. Daba igual que el centro de la conferencia y la conversación posterior fuese dedicada a la teoría del Estado, a los Presupuestos Generales o al concepto de democracia… acabábamos en las tareas domésticas. Lo mismo en las manifestaciones feministas de hace años, siempre aparecía algún machista resistente que gritaba: ¡A fregar! Y a veces lo comentábamos, ¿por qué pensarán que nuestras casas no están preciosas? ¿por qué creerán que dedicarnos a la militancia y a la actividad política significa no cuidar nuestras vidas y nuestros entornos…? ¿Quizá porque ellos no lo hacían? Es más, quizá porque ni se lo planteaban.

Así que celebro que por fin, desde los movimientos de hombres igualitarios comiencen a separar la igualdad de las tareas domésticas. Aunque luego, en el documento de Rubén, a pesar de ese comienzo, quizá tienen aún demasiado peso. Es el único pero que se le puede poner,  bueno éste y su optimismo. Comienza la guía con un test en el que se pregunta ¿eres igualitario? y el nivel es muy muy bajo. El optimismo de Rubén le lleva a concluir que quienes respondan acertadamente todas las preguntas lo son. Yo, permítanme que lo dude, creo que se necesita algo más. En especial, comprender que la igualdad produce bienes intangibles, no beneficios (ni económicos ni “psicológicos” -autoestima, bienestar…-). Una sociedad igualitaria requiere, sí o sí que los hombres renuncien a los privilegios que el estado patriarcal les otorga. Sin esa renuncia no se puede hacer el tránsito. No creo que los hombres comiencen a replantearse su masculinidad y a crear nuevas fórmulas eficaces para construir relaciones igualitarias y justas si no tienen claro que partimos de una gran injusticia. Hacerlo porque ser igualitario les va a recompensar con una mejor relación con su pareja o con sus hijas e hijos o con una mayor autonomía personal al ser capaz de llevar su casa y los cuidados que su familia demande, es un atajo y para cambiar el mundo, no hay atajos que valgan.

Recomiendo la lectura de la guía y el trabajo de Rubén Castro. Un mundo más justo necesita igualdad en todos los ámbitos, especialmente, entre mujeres y hombres.

guia-hombre-igualitario-copia-450x300

2 comments for “Hombres igualitarios por la vía rápida

  1. Vicky
    abril 24, 2013 at 12:40 pm

    Me ha gustado mucho lo leido, echaba en falta una visión equilibrada sobre los hombres igualitarios.

  2. mar
    abril 24, 2013 at 2:04 pm

    no puedo descargar lo de Ruben,gracia por artículo, me he apuntado a este blog y se lo recomendado a mi hija de 22 años.Suerte

Comments are closed.