La filosofía de la ventana rota

Artículo publicado en La Marea el 10 de febrero de 2014

En la teoría de la Ventana rota, basta dejar sin reparar un cristal hecho añicos en una ventana de un edificio vacío para que los más vándalos rompan los demás. Comenzado el proceso de deterioro, en poco tiempo, todo el edificio se convertirá en una ruina por acción de destrozo o dejación.

Caitlin Moran utiliza la explicación de la filosofía de la ventana rota en su libro Cómo ser mujer –publicado hace unos meses por Anagrama-, trasladada a la desigualdad de las mujeres: si vivimos en una cultura en la que se denigra a las mujeres y esos cristales no se van reparando, el edificio de la dignidad y la ciudadanía acabará destruido.

Moran, que además de divertida es muy, muy clarita escribiendo, hace una propuesta rotunda para solucionar la cuestión: tolerancia cero con las ventanas rotas de la vida de las mujeres. “Quiero una política de Tolerancia Cero con Toda Esa Mierda Del Patriarcado”, escribe. Y todo esto viene a cuento del alud de declaraciones histriónicas, de la avalancha de piedras tiradas a los cristales en las últimas semanas.

Un ministro, en este caso, el del Interior, Jorge Fernández, asegura que “el aborto tiene algo que ver con ETA” y al poco tiempo, otro ministro, nada menos que el de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, se saca de la manga del franquismo un anteproyecto de ley del aborto en el que asegura por escrito que privar a las mujeres, a todas las mujeres, de la capacidad de decisión sobre sus cuerpos y sus vidas significa que está protegiendo su derecho a la vida, a la salud y a la dignidad cuando estos entran en conflicto con los derechos del no nacido.

Sostiene, además, que las trabas burocráticas y administrativas que el anteproyecto de ley prevé para que la mujer pueda acceder a esta prestación sanitaria (un informe que acredite el riesgo grave para su salud firmado por dos médicos, asesoramiento previo y un periodo de siete días antes de la intervención, por ejemplo) “protegen” en realidad su libertad.

Claro, dicho esto, van otros y se lanzan, como Julián Huete Cervigón, vicepresidente de la Diputación de Cuenca (PP) quien aseguró que el aborto, aunque es legal, es equiparable a la esclavitud, a la solución final de los nazis, a los gulags soviéticos o incluso al despeñamiento de recién nacidos por parte de los espartanos, que también fueron prácticas legales en su tiempo.

A partir de aquí se envalentonan y vuelve el ministro del Interior, Jorge Fernández, a sacar pecho considerando como “satisfactorios” los datos sobre criminalidad de 2013 a pesar de que se confirme el repunte de violencia contra las mujeres. Así, tras la tendencia a la baja registrada en el último lustro, las violaciones registraron el pasado año un aumento del 1,4% y las fallecidas a manos de sus parejas y ex se incrementaron en un 3%. Dos ascensos que se enmarcan dentro de un contexto generalizado de caída de la delincuencia en el país, que se sitúa actualmente en su nivel más bajo (46,1 infracciones penales por cada 1.000 habitantes) desde 2002; según el balance anual de Interior. ¿Y qué hace el consabido ministro ante los datos? Minimizar: “España no representa un “oasis” con relación a este asunto porque este problema se encuentra presente en todas las sociedades”.

Menos mal que hay medio país –y miles de personas fuera de nuestras fronteras- reparando los cristales. Si fuese por este Gobierno, el edificio de la dignidad de las mujeres ya estaría a punto de demolición okupado por los integristas.

1 comment for “La filosofía de la ventana rota

  1. febrero 11, 2014 at 4:58 pm

    Muchas piedras tiradas a los cristales…es cierto..No Toleremos ni una piedrita que pueda parecer inofensiva, pues producen deterioros que a la larga quiebran el cristal. Mi abuela, gallega ella tenía un refrán ” Del agua mansa salveme Dios que del agua brava me salvo yo”- Tolerancia cero, lucidez y análisis críticos , para enfrentar el problema,,solidaridad en la lucha y definición de estrategias son algunas de las herramientas y fortalezas que tenemos que potenciar-

Comments are closed.