Las mujeres mienten, las niñas también

Artículo publicado en La Marea n15 (mensual en papel)

Esa afirmación que casi nadie hace en voz alta (menuda extravagancia atribuir una generalización así a más de 3.000 millones de seres humanos), sin embargo, tiene un poso social y jurídico extraordinario. La falta de autoridad de las mujeres y la sospecha sobre su palabra es el argumento habitual en los juzgados cuando se trata de delitos de violencia de género y especialmente, de delitos sexuales. A esto hay que sumarle que cualquier víctima de abuso o violación inmediatamente se convierte en culpable por la “vergüenza” que siente ante una sociedad -y en muchas ocasiones esto incluye a su propia familia-, que lejos de arroparla, arroja la sospecha sobre ella. Cualquier aspecto revelado sobre la sexualidad de una mujer se convierte en una “falta” difícil de lavar, incluso cuando es víctima, aún más, incluso cuando es víctima siendo una niña.
Lo vemos nítido en culturas ajenas y circunstancias extremas. Sabemos que en la cárcel de Abu Ghraib, en Irak, además de los abusos cometidos con los prisiones iraquíes, también se abusó sexualmente y se violó a decenas de mujeres encarceladas y, también sabemos, que cuando estas mujeres salieron de la prisión no pudieron regresar a sus pueblos ni a sus casas porque las que lo hicieron fueron repudiadas e incluso parte de ellas asesinadas por sus propias familias ante el “deshonor” que portaban. El maldito “honor” patriarcal que las mujeres tienen que defender aún a costa de su vida y que cualquier energúmeno puede destrozar en un par de minutos.
El trasfondo es idéntico cuando los abusos sexuales y las violaciones ocurren aquí al lado sólo varía la intensidad de la respuesta -afortunadamente-. Es lo que ha ocurrido en el colegio Valdeluz Agustinos de Madrid. Los hechos aún no han sido juzgados así que respetamos la presunción de inocencia pero las respuestas sociales y los argumentos de los abogados son, una vez más, de manual: silencio -lo que significa impunidad para los agresores sexuales-; las muchachas temían decírselo incluso a sus padres. No acabaremos jamás con los abusos sexuales a menores si la víctima se siente culpable y teme contar lo que está sufriendo incluso a las personas que más la quieren. ¿Por qué se avergüenzan? Porque la educación afectivo-sexual brilla por su ausencia y no hay manera de conseguir una educación sexual sana en las aulas. Todo lo que tenga que ver con el sexo es combatido con vehemencia, especialmente en los centros católicos, y así es muy difícil que los y las menores tengan herramientas para poder enfrentarse a un abuso sexual o a una violación. También sabemos de sobra que este tipo de delitos cuesta mucho denunciarlo, por lo tanto, es habitual que se tarde muchos años en hacerlo. Probablemente, solo se reúnen las fuerzas y la seguridad necesaria en la edad adulta. Sin embargo, también se utiliza ese argumento contra las víctimas.

Todas estas respuestas y alguna más se han repetido en el caso Valdeluz. El pasado 11 de febrero, Andrés Díez, de 51 años, un profesor de Música y Filosofía desde hacía 20 años en el centro concertado Valdeluz de Madrid, era detenido por la policía. Supuestamente, llevaba abusando sexualmente de al menos 12 de sus alumnas (de entre 12 y 17 años) desde 2006. Cuando saltó la noticia, la dirección del centro aseguró que nunca se había sospechado nada del profesor y que se habían enterado por los agentes de la denuncia de las alumnas. Varios días después, la Policía detuvo al director y al jefe de estudios del colegio por, presuntamente, haber omitido el deber de informar de la conducta del docente ante la declaración del jefe de estudios de que efectivamente conocían las denuncias desde hacía años.
Buena parte de los alumnos repetían la consigna: “No tenemos nada que decir. Solo que es un gran centro y el mejor colegio del barrio”. Uno de los padres, incluso, llamó “terrorista” a una reportera que había acudido al colegio a cubrir la noticia, criticando el daño que los medios están haciendo a la imagen del colegio cubriendo el suceso de forma “sensacionalista”… El periódico 20 minutos ha sido el que más claro lo ha dicho. Como cierre a uno de sus reportajes sobre el tema, concluye: El profesor ya nunca podrá librarse de la peor de las condenas. La social. Tampoco sus alumnas”.
Una exalumna del Valdeluz que supuestamente sufrió los abusos del profesor, tuvo que recibir, durante 2007, asesoramiento psicológico en el Centro Especializado de Intervención en Abuso Sexual Infantil (Ciasi) de la Comunidad de Madrid. Sin embargo, ni el centro actuó de oficio ni la Comunidad de Madrid investigó, ni sus padres denunciaron, según se ha publicado, siguiendo el consejo de algunas de las psicólogas que dijeron que “era el argumento de una niña de 13 años contra el de un señor”.
Y Ramón Muñoz, abogado del profesor ha tirado de manual: las chicas mienten y exageran. Es decir, minimizar los delitos sexuales y desacreditar a las víctimas: “El relato de algunas de las chicas es de dudosa credibilidad, algunas más que otras. Se está magnificando. Las chicas se han agrupado para dar credibilidad a las denuncias. Es incompresible que durante años no denunciaran”.
Lo que es incomprensible es que la violencia sexual sea tolerada y las víctimas no reciban la protección que merecen.

5 comments for “Las mujeres mienten, las niñas también

  1. Nuria
    abril 15, 2014 at 12:30 am

    Nuria Varela me gustaría hablar con usted. Admiro lo que comenta en su artículo y tengo algo que contarle. Gracias

  2. Gemma
    abril 15, 2014 at 1:17 pm

    Se necesita expresar credibilidad y apoyo a la voz de las victimas. Estoy segura que no es el único caso. Así más menores hablarían y se visibilizaria en la socidad.

  3. abril 20, 2014 at 12:37 am

    Espero su respuesta. Gracias

  4. Inma
    abril 20, 2014 at 9:53 am

    Que haya salido a la luz ya es un triunfo, que haya gente que se ofende por ello demuestra que se necesita trabajar en un mensaje claro” todo abuso debe ser denunciado” SIEMPRE.

  5. Fernando
    abril 23, 2014 at 12:01 pm

    Nuria, estoy totalmente de acuerdo contigo trabajo muy cerca de esta temática y he tenido casos de abuso. La justicia esta planteada para adultos y no entienden las especificidades que se dan en los menores, las dificultades que tienen para contarlo y los riesgos que supone para ellos. Existe el mito de que los menores tienen mucha fantasía y se inventan las cosas, y eso supone en muchas ocasiones que no sean creídos. Respecto a la actuación del CIASI, solo puedo decir que no tengo nada claro que haya actuado mal, parece que tanto unos como otros han usado un recurso para hacer política.

Comments are closed.