Manual de buenas prácticas periodísticas en la maternidad

El Manual de buenas prácticas periodísticas en la maternidad, que lleva por subtítulo “Código ético para el tratamiento informativo del embarazo, el parto y la maternidad en los medios de comunicación” es un trabajo muy interesante publicado en el blog de Mujeres Imperfectas Estoy segura de que, además de interesante, puede resultar tremendamente útil.

Esta propuesta de tratamiento informativo ha sido concebida y redactada por las mujeres del Café para Madres, un espacio para la reflexión y el debate, que desde el año 2013 organizan la Asociación de Mujeres Imperfectas y Skolastika, en Bilbao. Se trata de un grupo de intercambio y discusión en torno a la maternidad como experiencia individual, ideológica, cultural y política.

Nuestras motivaciones son:
*visibilizar la compleja realidad de las maternidades, huyendo de tópicos y desmontando idealizaciones
*proponer una maternidad más equilibrada para toda la ciudadanía
*ayudarnos y acompañarnos, como madres y como no madres, para que cada una sea lo que quiera ser
*apoyarnos en otras experiencias de maternidad y así juntas revisar la literatura existente en torno al tema
*intentar crear nuevos tipos de maternidad que nos ayuden a sobrellevar una situación social que gira en torno a dos ideas de difícil conciliación: un modelo de familia decimonónica, en una sociedad inmersa en un consumo exacerbado

Uno de los temas recurrentes abordados por el grupo desde el inicio ha sido el tratamiento del embarazo, el parto y la maternidad en los medios de comunicación, por resultar este discordante (casi opuesto, falseado) con la realidad y demasiado idealizado. Los medios de comunicación tienden a presentar las maternidades como situaciones aproblemáticas e idílicas.
Para acabar con esta desinformación – y que no es más que otro generador de violencia, frustración y culpa-, se decidió poner en marcha este trabajo y llamar a los medios de comunicación a la responsabilidad.
El objetivo de este documento es:
a) Conceder a la maternidad la relevancia que tiene; tradicionalmente se vienen considerando el embarazo, el parto y la maternidad asuntos menores (cosa de mujeres, cosa privada), cuando es el tema humano más universal de todos los tiempos, en cuanto que atañe a TODA la humanidad.
b) Promover cambios en el tratamiento de las informaciones que sobre embarazo, parto y maternidad aparecen a veces en los medios de comunicación de masas.
c) Notoriedad; reivindicamos que la maternidad tenga en los medios de comunicación el espacio que se merece, el espacio que ocupa en la vida privada de las personas y el que debería ocupar en la sociedad y las organizaciones políticas y económicas.
d) Invitar a la reflexión, sacar a la luz un debate que hasta ahora ha permanecido oculto.

10 compromisos que proponemos adquirir:

1.- No utilizar el término “instinto maternal” en las informaciones, puesto que hasta la fecha no se ha podido demostrar empíricamente su existencia.

2.- Evitar las generalidades en todo momento, puesto que los embarazos, los partos y las maternidades son tan poco homogéneos como el conjunto de las mujeres.

3.- No identificar la maternidad con éxito.

4.- No utilizar la maternidad como fenómeno moral evolutivo, de modo que pudiera llegar a parecer que ser madre supone un paso hacia la realización o plenitud de las mujeres (mostrando a estas como “mejores personas” o “mujeres completas” y que las no-madres pudieran parecer defectuosas o incompletas).

5.- Evitar las comparaciones entre mujeres madres y mujeres no-madres

6.- No presentar el cuerpo de una pre-madre o madre como espacio de imperfecciones que haya que corregir. En general se aconseja tratar los cambios físicos que se dan en el cuerpo de las mujeres madres, o en proceso de convertirse en madres, siempre desde el respeto. Para ello:

No hacer constante, obsesiva referencia a la figura o silueta que luce la madre durante el embarazo, ni tras el parto; mucho menos, emitir juicios de valor sobre el aspecto físico.
No realizar comparaciones sobre el aspecto físico de la madre post-parto, con el que tenía antes de quedarse embarazada. En este sentido no difundir nunca imágenes morbosas o vejatorias.
Nunca alabar la “pronta recuperación” de una mujer que haya dado a luz, ni asociar la recuperación post-parto a que “ya no se nota” que antes estuvo alguna vez embarazada.
No emitir juicios de valor sobre “cómo está llevando” la futura mamá su embarazo, tomando como única referencia su aspecto físico, su imagen. No considerar la vestimenta pre-mamá signo del estado de ánimo de la futura madre.

7.- Huir de tópicos, a saber:
Las embarazadas no “presumen de tripita”, sino que la llevan como pueden.
El parto, la llegada de un hijo o una hija al mundo, supone muchos cambios, es evidente, pero no se le puede atribuir “poderes mágicos” a este acontecimiento. Expresiones como “te cambia la vida”, etc. además cosifica a las madres, ya que parece que no fueran ellas las responsables de esos cambios, el sujeto activo de todas esas transformaciones.
No presentar a las madres con una sensibilidad especial, un halo de sabiduría y fortaleza casi divina, con conocimientos diferentes al resto de los morales. Jamás definir a las mujeres con hijos como súper heroínas (saben lo que piensan los hijos, saben donde están las cosas, saben arreglarlo todo, etc.)
8.- No colocar nunca como sujetos de las acciones de embarazo y/o parto a los hombres. Hasta la fecha, seguimos siendo las mujeres las que traemos en exclusiva hijas e hijos al mundo, y por tanto siempre seremos nosotras los sujetos de estas informaciones. Las mujeres (con nombres y apellidos), y sólo nosotras, somos las que nos quedamos embarazadas, permanecemos normalmente nueve meses en este estado y las que perdemos los hijos en caso de aborto espontáneo, por ejemplo.

9.- No situar nunca a las madres en posición de inferioridad y dependencia respecto de los hijos / las hijas / la familia.

10.- Jamás negar los deseos y voluntades de las madres. Tampoco mostrar como “natural” su adecuación a los deseos y voluntades de los demás.

+1 recomendación:

Abrir el debate social sobre la situación de las madres en el ámbito laboral, familiar… sobre los problemas específicos que soportan, sus demandas laborales o la falta de servicios y ayudas.

1 comment for “Manual de buenas prácticas periodísticas en la maternidad

  1. mayo 13, 2014 at 10:17 am

    Muchas gracias por el artículo. Como periodista, feminista y Doctoranda sobre el tema de la maternidad, estas informaciones son extremamente importantes e interesantes. Quisiera hacerle una pregunta: usted conoce librerías de libros de segunda mano que tengan libros con esta temática? Estoy buscando como loca el libro “Historia de las madres y de la maternidad en Occidente”, de Yvonne Knibiehler y no le encuentro en ninguna parte… muchas gracias!

Comments are closed.