Memoria y sexualidad

Exposicion-Mujeres-bajo-sospecha.-Memoria-y-sexualidad-1930-1980_large (3)

Portada del libro publicado por la Sección Femenina de Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S., hacia 1940. Colección particular

 

El fascismo y el estallido de la Segunda Guerra Mundial redujeron de forma dramática, a pesar de los grandes logros de las sufragistas, la presencia y el reconocimiento del movimiento de las mujeres. Prácticamente desaparecieron, el movimiento y su historia. Hitler había sido vencido, pero el discurso nazi sobre las mujeres, las célebres tres K alemanas (kinder, Kirche, Kürchen, que significan niños, iglesia, cocina, traducidas en España por las tres C: casa, calceta y cocina), se extendió prácticamente por todo el mundo.

En España, tras la Guerra Civil, llegó el exilio, el franquismo y la represión. Miles de mujeres fallecieron en la contienda y durante las persecuciones posteriores y otras muchas salieron de España. Al exilio se van nuestras mujeres. Luchadoras anónimas y rebeldes ilustres como Rosa Chacel, Clara Campoamor, Elena Fortún, Dolores Ibárruri, Victoria Kent, María Lejárraga, María Teresa León, María de Maeztu, Federica Montseny, Margarita Nelken, María Zambrano… Al exilio se irán todas ellas y en sus maletas se llevarán sus luchas, sus esperanzas, sus trabajos. Con su partida desaparecerán también todos los senderos abiertos por esas mujeres republicanas que iban camino de ser mujeres libres. Las que se quedaron no pudieron continuar el trabajo. Sufrieron la dura represión y la obligación del silencio.

“Las mujeres nunca descubren nada. Les falta, desde luego, el talante creador, reservado por Dios para inteligencias varoniles; nosotras no podemos hacer nada más que interpretar mejor o peor lo que los hombres han hecho”. Lo decía en 1943 Pilar Primo de Rivera. Así de radical fue el cambio. La dictadura destrozará todas las leyes, todos los derechos que tantos esfuerzos había costado conseguir y supondrá la muerte civil para las mujeres. El ángel del hogar, volvía a ser obligatorio. Marichu de la Mora, una de las nietas de Antonio Maura, no deja lugar a dudas: “Una cosa queda clara en nuestro espíritu femenino: que en resumidas cuentas. ¡por fin!, hay un Estado que se ocupa de realizar el sueño de tantas mujeres españolas: ser amas de casa”.

Este proceso es el que se recoje en la exposición “Mujeres bajo sospecha. Memoria y sexualidad (1930-1980)”, comisariada por Raquel Osborne y María Rosón. A través de las imágenes se muestra cómo la dictadura franquista “limpiara la degradación moral” republicana. Aquellas mujeres que habían entrado en la modernidad fueron catalogadas como individuas de dudosa moral, su acceso a la ciudadanía fue castigado ejemplarmente durante la dictadura y, como se explica en la presentación de Mujeres bajo sospecha:

“Monjas y falangistas de la Sección Femenina trataron de domesticar a las mujeres para ajustarlas al modelo de madres y esposas sacrificadas. Sus armas, el nacionalcatolicismo y la férrea disciplina impuesta en los cuerpos. La publicidad, la moda o el espectáculo se encaminaron a la construcción de mujeres decentes. No siempre se consiguió y por los intersticios de una cultura pretendidamente monolítica surgieron ideas imprevistas y reinterpretaciones imaginativas: algunas disidentes sexuales crearon espacios de libertad. Al final de la dictadura y con la transición democrática emergieron corrientes feministas y de libertad sexual. Política y sexo en femenino se empezaban a manifestar públicamente y con voz propia”.

 

Recomendable, muy recomendable este gran trabajo de recuperación de la memoria histórica que han hecho Osborne y Rosón para recordar cómo ha sido la vida de las mujeres en España, de dónde venimos, cómo se utilizaron todas las herramientas posibles para evitar la libertad de las mujeres, especialmente la libertad sexual, y sobre todo, para tener claro hacia dónde caminan algunas de las “reformas” actuales.

[print_gllr id=1138]

 

[dropshadowbox]
Organiza: Universidad Nacional de Educación a Distancia

Se puede ver en el Ateneo de Madrid, del 11 de enero al 10 de febrero de 2013 en la Sala Prado 19. [/dropshadowbox]

[dropshadowbox]
Horarios:

  • De martes a viernes de 17.00 a 20.30 horas.
  • Sábados de 11.00 a 15.00 y de 17.00 a 21.00 horas.
  • Domingos de 11.00 a 15.00 horas.

[/dropshadowbox]