Mujeres, feministas y políticas de igualdad

Publicado en La Marea, el 15 de marzo.

No habíamos vivido un 8 de marzo tan convulso desde que el anterior presidente del Gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero, decidió convocar las elecciones generales del 9 de marzo de 2008 organizando así un lío monumental sobre si en la jornada de reflexión se podían o no celebrar las manifestaciones por el Día Internacional de las Mujeres. Quizá fue el primer síntoma (que en aquel momento no supimos analizar) de lo que vendría después. En esas elecciones, el voto de las mujeres fue definitivo para la victoria del PSOE y del candidato Zapatero. La anterior legislatura se había caracterizado, precisamente, por el desarrollo de las políticas de igualdad. De hecho, la primera ley de aquellos cuatro años de mandato de Zapatero fue la Ley Integral contra la violencia de género y la última, la Ley de Igualdad.

Políticas de igualdad que no son sinónimo de feminismo y mucho menos de mujeres. No hay nada mejor que la confusión para deslegitimar. Mujeres: todas las personas del sexo femenino. Feministas: personas que ideológicamente se posicionan en el feminismo. Feminismo: discurso político que se basa en la justicia, nace de la toma de conciencia de las mujeres respecto a las discriminaciones que sufren por la única razón de ser mujeres y se articula como filosofía política, que ya tiene tres siglos de historia, y como movimiento social que, además, conlleva una ética y una postura personal y política crítica contra todas las formas de poder excluyente. Políticas de igualdad: conjunto de leyes y medidas que desarrollan los artículos 9 y 14 de la Constitución que consagran el derecho a la igualdad y a la no discriminación por razón de sexo y la obligación de los poderes públicos de promover las condiciones para que la igualdad sea real y efectiva; obigación reforzada por el mandato de la Unión Europea que considera la igualdad un principio fundamental y por lo tanto, exige a todos sus miembros que integran el desarrollo de la igualdad en todas sus políticas y acciones.

Es obvio que mujeres, feminismo y políticas de igualdad no son lo mismo. Ni todas las mujeres son feministas, ¡solo faltaría!, más de 3000 mujeres en el mundo pensando igual. Probablemente ése es el ideal para el patriarcado: todas iguales, todas sustituibles Ni todas las feministas pertenecen a la misma corriente o a la misma familia que es una barbaridad tal como pensar que todos los socialistas o todos los liberales defienden el mismo ideario sin matices y sin militar en organizaciones distintas. A estas alturas, podemos hablar de feminismos en plural y diferenciar, al menos, una decena de corrientes: feminismo de la igualdad, de la diferencia, ecofeminismo, ciberfeminismo…
Pero quizá, el matiz más importante a subrayar en este momento de confusión política absoluta es que no todas las mujeres que se dedican a la política hacen o defienden políticas de igualdad, aunque se hayan beneficiado de ellas. Como tampoco las desarrollan ni defienden todos los hombres que viven de la política (aunque estén obligados, tanto ellos como ellas, por mandato constitucional). Ese evidente que sin las sufragistas, ni Cospedal, ni Mato, ni Aguirre, ni Botella, ni Díez, por poner solo algunos ejemplos, podrían tener los puestos que tienen, pero eso no las hace defensoras de las políticas de igualdad. Del mismo modo que un obrero puede votar a un partido de ultraderecha o incluso militar en sus filas. Es más, podemos confeccionar una lista mucho más larga de mujeres líderes en los partidos políticos conservadores que en los progresistas y eso también es lógico. Al PP no le incomodan nada las mujeres en sus filas. Si las líderes conservadoras no cuestionan el patriarcado, ¿por qué razón no las van a apoyar? Todo lo contrario que en los partidos de izquierdas. Las feministas -insisto, no las mujeres-, que integran sus filas sí cuestionan sus políticas, sus liderazgos y sus principios, por esa razón tienen muy poco apoyo dentro de sus propias organizaciones.

Con estos mimbres, llegados al 8 de marzo de este año con un espectáculo vergonzoso y tremendamente significativo del desdén con el que los partidos políticos tratan las políticas de igualdad. Los partidos, los hombres y las mujeres que los componen, cada día más enfrascados en sus luchas de poder y más lejos de mejorar la vida de quienes les han votado.

Así, hemos visto a UPyD arremetiendo, a través de Toni Cantó, su Diputado portavoz en la Comisión de Igualdad, contra las políticas de protección a las mujeres víctimas de violencia de género; con el partido que más se ha destacado en el desarrollo de las políticas de igualdad, PSOE, traicionando las mismas y pactando con un acosador sexual para obtener una alcaldía; con el partido en el gobierno, de cuyas filas ha salido ese acosador, aprovechándose del despropósito de la actual dirección del PSOE; con Ana Botella, alcaldesa de Madrid, citando a María Zambrano en sus discursos mientras que en el momento de la condena a Ismael Álvarez por acoso sexual mientras era alcalde de Ponferrrada, no tuvo una palabra ni un gesto en apoyo a la víctima (también de su partido) y sí palabras para alabar la dimisión del acosador; a la ministra de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad escudándose en el machismo para no hacer frente a las dudas sobre su gestión y sobre sus vinculaciones con la trama Gürtel; al presidente del Gobierno parapetado en su silencio habitual, sin hacer ni una declaración a propósito del 8 de marzo y a la secretaria general del PP dando un discurso con motivo del Día Internacional de las Mujeres que versaba sobre quién baja la basura en casa de sus amigas… Demasiada basura y demasiada confusión. Demasiados torpedos en la gestión de lo público (que nos incumbe a todos y a todas).

1 comment for “Mujeres, feministas y políticas de igualdad

  1. Alex
    marzo 19, 2013 at 2:52 pm

    Suscribo totalmente la oportuna reflexión que planteas; a mí me resulta muy evidente. Es más, ahondando un poco más, incluso puntualizaría algo más que a veces, interesadamente en mi opinión, parece desconocerse: NO todas las mujeres que han padecido y/o padecen la desgracia de la violencia de género, o del terrorismo machista patriarcal, son feministas, si ello fuese así nuestro número sería mucho más extenso. Sin emnbargo, son las feministas y/o las mujeres vinculadas a asociaciones de víctimas de violencia de género las únicas que de manera comprometida defienden a todas las mujeres víctimas de violencia de género, sean o no sean feministas. A veces, las más afortunadas, las sobrevivientes, pueden devenir feministas si se produce esa “toma de conciencia”. Pero a veces, incluso las propias mujeres feministas, del tipo que sea, puede también a su vez padecer esta violencia; lamentablemente el ser feminista no te hace “inmune” a ella per sé; el amor muchas veces se convierte en una trampa mortal para las mujeres (feministas o no).

    Desde aquí, quiero dar las GRACIAS a TODAS esas Mujeres Feministas que colaboran en las Asociaciones de apoyo a las Víctimas de Violencia de Género que operan en toda España y, especialmente a la ASOCIACION MUJERES, SOLIDARIDAD Y COOPERACIÓN (Canarias) pues, triste y desgraciadamente, hoy por hoy, las profesionales que trabajan en esta asociación lo hacen a día de hoy de manera “voluntaria”, muchas se están dejando su piel y ello les está pasando factura a su Salud, lo más valioso que tenemos. En la Comunidad Autónoma de Canarias las “ayudas” están totalmente bloqueadas pues según dice el Instituto Canario de = “No hay dinero”… Curioso y, pese a todo, toni cantó & cía, van diciendo por ahí alegremente que lo de la violencia de género es un negocio… Puede que lo sea para él, indudablemente… Una cosa está clara, a mi modo de ver, si bien no todas las mujeres víctimas de violencia de género son feministas (quizás sean sólo una exigua minoría) lo que sí parece evidente es que todos los maltratadores son hombres machistas, educados en un sistema patriarcal.

    Un Beso Nuria.

    Y Gracias a todas esas Mujeres en especial hoy a Àngeles, con quien he tenido “mis encuentros” y “desencuentros”, y a la que deseo se recupere muy pronto. Salud

Comments are closed.