No, el invierno no es infinito

Menos miedo

Me ha crecido una hermana de los ojos y ahora puedo
mirar el horizonte.
– ¿El invierno es infinito? – me pregunta.
Mientras, damos de comer a dos palomas que golpean
con su pico los cristales.
 – Me duelen los dientes de masticar tinta.
Me ha crecido una hermana de los ojos y ha amanecido.
La noche duraba más de un sueño, y a veces dolía
en la boca y en los párpados.
— ¿Podré quedarme contigo?
Me ha crecido una hermana de los ojos y ya no veo la muerte.    

 

He pensado que hoy era un buen día para compartir. Para compartir poesía, la de María García Zambrano y para compartir blog, el de Luisa Antolín, Mi casa la palabra. Dos mujeres excepcionales a las que se disfruta leyendo y releyendo. Asi que comparto la entrada que Luisa hizo en su blog sobre el último libro de María García que lleva el título de “Menos miedo”, ganador del Premio Carmen Conde de Poesía 2012.

Mi casa la palabra

No, el invierno no es infinito,  nos dice la poeta María García Zambrano con estos poemas llenos de luz y de esperanza en su último libro “Menos miedo”  (Ediciones Torremozas 2012).  Un excelente y hermoso poemario, ganador del Premio Carmen Conde de Poesía 2012.  Versos contra el desaliento, la parálisis, la resignación; versos “para este frío”, versos que nos alumbran.

Menos miedo” es un viaje íntimo hacia la luz, la luz que es esperanza, belleza, consuelo, que nace del amor y se encarna en la palabra. Un viaje que comienza en el “Refugio familiar”, desde la madre-origen fuente de luz primera, que da voz y salva del abismo: “Todo el amor/que me diera mi madre/encima de la mesa/ (…) es imagen/ahora/para decir”;  “Mi madre viene desde el sueño/ y trae la luz hasta la orilla”,  “mujer volcán contra la muerte”.  Recorrido que avanza al encuentro de la  luz escondida en el silencio, el padre que “sueña con la mudez de las flores”“habla/ del secreto/del pájaro /que canta/en el jardín”.

Desde el cuerpo que palpita ya recién nacido, María García Zambrano afirma la certeza de la luz, que se hace materia en la palabra poética: “Sabemos que hay luz/porque escuchamos una vez esa palabra/que nos cubrió el miedo de hojas verdes,/una palabra que ardía sola/con sólo escuchar su latido”, nos dice la poeta.

Una palabra que ha de ser “Luz de emergencia” en estos tiempos de tinieblas, y por eso, es necesario decir de otra manera: “No más jardín en el poema./ Ahora reinvento un lenguaje/que me asiste y acompaña/en mi peregrinar/sobre la aurora.” 

Salida Nocturna

Esta falda plisada
                                 con botines
una blusa que vaya
                                   con mis labios,
el escote imperfecto
                                    que perturbe.

Al fondo del armario están mis ojos
cosidos con puntadas de limón.
No los quiero abrir, me muevo a tientas.
Elijo una piel que me borre la piel.

De esa nueva piel, desde esos ojos nace en este poemario una lengua poderosa, cargada de luciérnagas, de árboles blancos, de pájaros, de horizonte, de amor hasta los huesos: “Nace tu habla,/desafía el miedo que yace vencido, construye con el eco un muro penetrable,/anuda este vacío con los hijos del tiempo,/colma las venas de sangre traída de un viejo diccionario”. Unos versos que son luz y la celebran: “Es hora de brindar. Ya no es la oscuridad la que me grita”.

2012

Oscuros pero no.
que el gusano no siga mordiendo en el hueso.
Ha venido la madre, el padre, la hermana
para cantar
y será niña y tendrá tus labios y dirá una palabra
y creará una estirpe de fe.

Oscuros pero no.
Que el topo no escarbe más en tu vientre.
Ha venido el poeta, la pintora, el bailarín
para crear
y será un árbol y tendrá sol y dará sombra
y creará un surco donde la vida.

Oscuros pero no.
Que el banquero no se lleve los dientes de leche.
Ha venido el minero, la cirujana, el labrador
para abrir
y será un pájaro y tendrá horizonte y traerá el vuelo
y más.     

Con las manos manchadas de la tinta de su vida, María García Zambrano nos recuerda en este libro faro que es preciso hoy “prender la mecha de los días”,  “encender la memoria”,  “reír con toda la piel” y recuperar la voz: “esa voz (…) potente, sonora; una voz (…) que ahora podría nombrar una puerta necesaria”. La voz que canta y queda palpitando al leer este poemario. Menos miedo.

2 comments for “No, el invierno no es infinito

  1. Alex
    abril 23, 2013 at 7:46 pm

    Qué bello poema: “Menos Miedo”… Gracias, Nuria.

    En este día del libro, además de desearte felicidad, te recomendaría un libro: “Carta de una Mujer Indignada desde el Magreb a Europa” de Wassila Tamzaly. Cátedra. Colección Feminismos. 2011?. Me parece un análisis muy lúcido de una realidad, cada véz más acuciante en los países europeos, en los que el multiculturalismo es una realidad. Una realidad que hace aún más compleja si cabe, la realidad de la igualdad y de la justicia social para millones de mujeres. Wassila Tamzaly toda una Filósofa contemporánea nos advierte en esta obra de los peligros del denominado “relativismo cultural” para las mujeres.

    Un libro que de manera rigurosa y seria aborda esta problemática: las mujeres y las “culturas”. Critica la actitud “de cerrar los ojos” de las instituciones y estados europeos.

    El mensaje de este libro cala aún más profundamente, si cabe si antes hemos leído aquel: “Ni putas, ni Sumisas” de Fadela Amara, también de Cátedra (col. Feminismos). Desgarrador. Una realidad que existe, sobre todo en las grandes urbes.

    Felíz día del Libro para todas.

    Saludos Feministas

    • abril 23, 2013 at 7:50 pm

      Muchas gracias, Alex. Lo mismo para ti, te deseo un día estupendo y coincido contigo. El libro que citas es magnífico ¡gracias por recordárnoslo!

Comments are closed.